fbpx
La Fascia y el Tejido Emocional
julio 22, 2017
Show all

Wai-Kru. Meditación

 

 

DEVOCIÓN Y RESPETO

Honrar la Tradición - Saludar a los maestros

"Rogamos para que cada persona que toquemos sea feliz y que cualquier enfermedad sea liberada”   Jivacca Kommarpaj

WAY KRU

 

 
 

 
Way Kru es el  nombre tailandés para el momento de devoción y meditación que todo Terapeuta Thai debe practicar antes de empezar una sesión de masaje tailandés. El Wai es un saludo tailandés tradicional con las palmas juntas como una señal de respeto. Khru es la forma tailandesa de la palabra sánscrita gurú que significa maestro o disipador de tinieblas.

- Momento revestido de sacralidad, oración y meditación, es decir, observación sin juicios de nuestro estado anímico y de conciencia.
- Toma de refugio en la Verdad, el Camino y la Vida que en el Budismo Theravada vendría a ser la Triple gema: El Bhuddha, el Dhamma y la Shanga.        
- Reflexión en el Dhamma, es decir, en la Ley de causa y efecto.
 - Agradecimiento al Doctor Jivaka Kumar, reconocido como fundador de esta disciplina espiritual, que integrada al Sendero de autorealizaciòn que nos delineó el Buda Sidhattha Gautama (El octuple Sendero Noble y las cuatro Nobles Verdades), se convierte en lo que llamamos: Sadhana Thai-Yoga.
- Pedir permiso y agradecimiento a la persona que con fé y confianza se entrega para recibir METTA. (Amor incondicional)

Inspirales Thai - Yoga

 

Para la tradición tailandesa, India, Sufi y en realidad para todas las tradiciones espirituales, si no hemos desarrollado la suficiente devoción por Él creador (Dios, Brahma, el absoluto), por el Buda y la aplicación practica de su enseñanza, por el doctor Jivaka kumar y la cadena de maestros que han trabajado desde la antigüedad en el sendero de la liberación no podremos:
1.- Poner de lado nuestro ego.
2.- Re-conectarnos con esa asistencia permanente que nos brindan, para que así el prodigio de la sanación se desencadene inexorablemente.
La meta es disolver el Ego, al menos por el momento de la terapia, para así poder conectarse con las profundidades del receptor y ser uno con el. Desde allí es de donde se abre el espacio sagrado de la sanación

 

 

A %d blogueros les gusta esto: