Descripción

MAS DETALLES DEL FESTIVAL EN ESTE LINK:     

Inspirales FEST. 2020

Conocido como Thai Yoga, el Ruesri Dat Ton es una de las artes curativas menos conocida de la cultura tradicional tailandesa. Este sistema, cuya traducción literal sería «auto-estiramiento o ejercicios de estiramiento del ermitaño tailandés», consta de unos 200 ejercicios, que combinan posturas estáticas, ejercicios dinámicos, auto-masaje, ejercicios de respiración y meditación. El sistema Ruesri Dat Ton se basa en una secuencia de movimientos en los que se trabaja la respiración, la coordinación, la fuerza y el equilibrio. La práctica de Ruesri Dat Ton o Thai Yoga proporciona control físico y mental, además de una gran elasticidad y fortaleza de todo el cuerpo.

La influencia de la medicina Ayurveda y del Yoga de la India, en las artes médicas tailandesas, se puede apreciar claramente no solo en el Masaje Tradicional Tailandés o en los tratamientos herbales, sino también en las técnicas y ejercicios de auto-estiramiento del sistema Ruesri Dat Ton.

La palabra tailandesa «Ruesri», procedente del término sanscrito «Rishi», hace referencia a los ermitaños o ascetas del sudeste asiático, similares a los yoguis de la India. Dentro de Tailandia existen varias tradiciones de ruesris, diferenciadas por las distintas zonas geográficas. Estos ruesris, al igual que los yoguis en la India, desarrollaron, mediante su propia experimentación, varias de las ciencias y artes terapéuticas ancestrales.

El sistema Ruesri Dat Ton se basa en una secuencia de movimientos en los que se trabaja la respiración, la coordinación, la fuerza y el equilibrio.

Es fácil encontrar similitudes entre algunas de las técnicas de Ruesri Dat Ton y otros Yogas, como el YogaTibetano o el Hatha Yoga. Por ejemplo, el cierre o bloqueo de los «bandhas» (llaves energéticas) o la estimulación de las líneas de energía que recorren el cuerpo, llamadas «nadis» en la tradición yóguica, y «sen pra tan sib» en la Medicina Tradicional Tailandesa. Así como algunas posturas, que son casi idénticas a determinados asanas del Hatha Yoga.

Una de las características que diferencia esta disciplina ancestral tailandesa de otros tipos de yoga físico, es el método de respiración. El Yoga Tailandés trabaja con la apnea, reteniendo el aire en los pulmones algunos segundos, durante la fase estática de las posturas de estiramiento. Esto ayuda, en gran medida, a oxigenar las células del cuerpo y el cerebro, y aumentar la capacidad pulmonar.

Este particular sistema de respiración durante la realización de los ejercicios, permite que el practicante logre un profundo estado de descanso y relajación tanto a nivel físico, como mental y emocional, calmando la mente y tonificando el cuerpo.

La práctica de Ruesri Dat Ton o Thai Yoga proporciona control físico y mental, además de una gran elasticidad y fortaleza de todo el cuerpo.

Como ocurre en el Masaje Tradicional Tailandés, apenas existen textos antiguos sobre las técnicas de Ruesri Dat Ton, debido a su destrucción durante la invasión del ejército Birmano de la antigua capital Ayutthaya, en 1767. El texto más antiguo que se conserva sobre esta técnica es «El libro de los ocho Rishis realizando posturas para curar varios males», un manuscrito datado en 1838 y popularmente conocido como «Samut Thai Kao». En este texto se pueden observar dibujos de ermitaños y animales mitológicos realizando diferentes posturas, con una breve explicación, en forma de poema, de cada ejercicio.

Este manuscrito no solo describe las diferentes técnicas de esta disciplina, sino que también atribuye un beneficio terapéutico a cada postura o ejercicio. En ellos se mencionan más de 60 problemas de salud que pueden ser resueltos con la práctica de Reusri Dat Ton. Existen posturas para el dolor de espalda, malestar abdominal, dolor de cabeza y migrañas, dolor lumbar, hemorroides, mareos y vértigos, nauseas, calambres musculares, problemas en la articulación de la cadera, debilidad en las rodillas, malestar en cuello y hombros, etc.

Otros beneficios que se atribuyen al Ruesri Dat Ton en textos clásicos, como «El Libro de la Medicina», son el incremento de la longevidad y el desbloqueo de los canales de energía «sen sib», que es por donde fluye el «lom» o energía vital, y que según la Medicina Tradicional Tailandesa, su obstrucción es el origen de las enfermedades.

Es también un eficaz método para la eliminación de toxinas, mejorar la movilidad de las articulaciones, armonizar el sistema nervioso, reducir el estrés y la ansiedad, mejorar la postura y el equilibrio, estimular el sistema digestivo y la circulación, aliviar el insomnio, reducir la fatiga y generar fuerza interior.

Este sistema no tiene contraindicaciones, y es adecuado para cualquier persona, independientemente de su edad y complexión física.

En los jardines del templo Wat Potharam, actualmente conocido como Wat Po, en Bangkok, se pueden encontrar numerosas estatuas de piedra de ermitaños ejecutando diferentes posturas de Ruesri Dat Ton.

Así como en el pueblo de Samut Prakan, a las afueras de Bangkok, se puede visitar la «Sala de los 80 Yoguis», donde se exhiben 80 estatuas de ruesris a tamaño natural ejecutando diferentes técnicas y posturas de Thai Yoga.

También existen algunas técnicas de este sistema que no aparecen en ningún texto, ni esculturas, ni dibujos, pero que son practicadas por los ruesris actuales, cuya transmisión ha sido de forma oral de maestro a discípulo, durante siglos.

Actualmente el Rusri Dat Ton se practica en Tailandia de diversas maneras, desde grupos de estudiantes de Hatha Yoga y Chi Kung, para mejorar y favorecer la salud general, a otras personas que lo han integrado como parte de su meditación y práctica espiritual diaria.

El Ministerio de Salud Pública, encargado de gestionar el Instituto de Medicina Tradicional Tailandesa, exige en la actualidad que todos los estudiantes de Masaje y Medicina Tradicional Tailandesa asistan a clases de Ruesri Dat Ton como parte de su formación.

Desde mi punto de vista como practicante de yoga, y mi experiencia como instructor de Hatha Yoga, el Yoga Tailandés me parece un método sencillo, fácil de aprender, y muy beneficioso si se practica con cierta regularidad.

Quizás no sea un sistema tan completo y desarrollado como otros Yogas, en parte debido a la falta de información y textos que podemos encontrar y a los pocos maestros vivos que quedan hoy en día. Pero esto hace que sea una interesante disciplina donde investigar y profundizar, y un reto para las nuevas generaciones de buscadores, interesados en conservar los métodos tradicionales de mejoramiento del ser humano.

Aunque el sistema Ruesri Dat Ton no sea considerado un auténtico yoga, según la tradición yóguica de la India, esta disciplina es, sin duda, un método integral para mantener la salud del cuerpo-mente, desarrollar nuestros potenciales, y alcanzar el verdadero bienestar.

A mi parecer, el trabajo consciente sobre la respiración y el cuerpo, sus técnicas de visualización y meditación, sus mantras y sus numerosas posturas y estiramientos, hacen del Thai Yoga un verdadero y apasionante método para el crecimiento personal y espiritual.

Andrés Llorente
Escuela de Masaje Tradicional Tailandés Rak Saeng
www.raksaeng.es

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Ruesri Dat Ton (3 talleres del Inspirales Fest. 2020)”
A %d blogueros les gusta esto: