El Masaje tradicional tailandés hunde sus raíces en las profundidades de las enseñanzas liberadoras de Siddharta Gautama, quien vivió en las riveras del Ganges 500 años antes de Cristo, por lo tanto sus bases son el trabajo de liberación de la mente y las emociones, aunque produce una profunda y eficaz liberación en el cuerpo físico, no hay que perder de vista que el cuerpo  y sus síntomas solo son el reflejo de procesos emocionales y mentales. Esta estrechamente relacionado con la meditación vipassana

 

Conocido como masaje tailandés aunque no es un masaje propiamente dicho, no amasas músculos, es un trabajo corporal de ajuste osteopático, de estimulación de la circulación sanguínea, nerviosa y linfática, produce un equilibrio en el sistema endocrino y una relajación muscular profunda al ocuparse de reajustar todo el sistema psicocorporal. Es conocido  también como masaje thai-yoga,  yoga para flojos o yoga asistido, por sus influencias en las enseñanzas del Buda es llamado también Terapia Thai – Yoga cuando incluye el trabajo emocional y de observación de las causas mentales de nuestras dolencias y desajustes, proceso que requiere de una disposición voluntaria del receptor a trabajar sus procesos emocionales pendientes y de una maestría del terapeuta para acompañar tales aspectos y guiar al receptor en tan delicado, difícil pero necesario camino para una sanación profunda y real.

«Todo se origina en la mente y nadie sana hasta que no comprenda el propósito que le ha dado a la enfermedad.» UCDM

Su origen se remonta a la época de Siddharta Gautama, su fundador fue Jivaca Kumar Bacha, medico de cabecera del Buddha y la orden de monjes, llegó a tailandia por medio de emisarios del budismo enviados por emperador Asoka alrededor del año 300 a.c. se fusionó con las artes de sanación tribales y recibió una fuerte influencia china de una tribu china llamada Thai, que dio su nombre a Tailandia y a este arte de sanación.

Inspirales enseña una formación básica de 100 horas intensivas y cursos avanzados, con certificación avalada por Itzhak helman de la Sunshine School de Chiang Mai